Empoderar a las niñas es la mejor prevención contra la violencia, dice estudio





Vivir en un futuro donde las mujeres no sufran de violencia es posible. Así lo señala un estudio realizado por la Violence Prevention Initiative, el cual indica que enseñar a las niñas habilidades de liderazgo y darles oportunidades para empoderarse previene la violencia en contra de ellas.


En el estudio se recomienda a los profesores de primaria enseñar a sus alumnas habilidades para resolver problemas y permitirles desarrollar habilidades de liderazgo para prevenir la violencia en contra de las niñas. Para llegar a esta conclusión se trabajó con niñas afro-americanas del tercer al quinto grado de primaria, de forma aleatoria y se puso a prueba el programa sobre prevención de la agresión, el cual llamaron “Amigo a Amigo”.
Los resultados fueron positivos en la disminución del comportamiento de agresividad relacional entre las niñas y fue permanente después de un año de haber realizado el programa. Esto se debe a que mejoraron sus habilidades y conocimiento para resolver problemas. 



“Hacer participar a los estudiantes, profesores y padres en el diseño del programa ha ayudado a asegurar su sensibilidad cultural, su desarrollo adecuado y uso apropiado para las minorías étnicas”, indicó Brooke Paskewich, psicóloga y directora del Violence Prevention Initiative.


Para empoderar a las niñas y aplicar este programa, se aconseja lo siguiente por el doctor Stephen Leff, director de este estudio y co-director de la Violence Prevention Initiative:

1. Se debe definir la agresión en términos generales.

2. Los programas se centran en la prevención e intervención temprana.


3. Debe de resaltar la conducta social positiva en que se incluye respeto, habilidades de gestión de la ira, entre otros.

4. Reconocer y poner atención a diferentes tipos de agresión.

5. Es importante ser sensible a la cultura y fomentar la colaboración entre los colegios, familias y vecindarios.


6. El programa debe de responder a las necesidades específicas y valores del colegio como de la comunidad.

7. Se debe medir los resultados y los efectos a largo plazo

8. El programa puede desarrollarse en el aula como en ambientes al aire libre como las zonas de juego.

Motivar en el aprendizaje a nuestros niños ayudará a tener un mejor futuro y para ello, es sumamente necesario la educación y la igualdad.





Comentarios