No obligues o dejes que tu hija bese a todo el mundo. Un interesante texto para reflexionar y pensar





“¡Saluda a tu tía! ¡Dale un beso al abuelo, no seas mal educada!” ¿Cuántas veces escuchamos esa frase cuando niños y nos vimos obligados a cumplir las órdenes de mamá muy a nuestro pesar? ¿Por qué entonces obligamos a nuestros propios niños a algo similar?

Recientemente A Mighty Girl compartió una foto de campaña con el siguiente mensaje:



Irene van der Zande es cofundadora y directora ejecutiva de Kidpower Teenpower Fullpower International (Poder total de niños y adolescentes); sobre este tema ella comentaba para CNN:

“Cuando forzamos a los niños a someterse al afecto no deseado para evitar ofender a un familiar o lastimar los sentimientos de un amigo, les enseñamos que sus cuerpos en realidad no les pertenecen porque tienen que dejar a un lado sus propios sentimientos sobre lo que se siente bien para ellos”.

Y es que es verdad, el obligar a los niños a dar un beso o un abrazo cuando ellos no lo quieren los deja vulnerables a los pederastas, la mayoría de los cuales son personas conocidas a decir de Ursula Wagner, que es una especialista en Salud Mental.

El no obligar a los niños no quiere decir que sean malcriados o que no saluden, bien pueden hacerlo estrechando la mano o chocándolas.

Vinka Jakson es autora del libro para niños: “Mi cuerpo es un regalo”, y en una conversión con BiobioChile aseguraba que “…no es recomendable en lo absoluto, que los grandes entreguemos el mensaje de que podemos obligar o forzar la relación física de los niños”, no quiere decir que propicie el abuso necesariamente, sino que les estamos dando a entender que no tienen derechos y libertad de elección, que tienen que someterse a los demás. Esto a la larga crea jóvenes y adultos que se dejan ser víctimas de bullying o que se acuestan con alguien solo para mantenerlo feliz.

Respetemos a nuestros pequeños y sus decisiones sobre su propio cuerpo, es importante una guía firme y clara, por supuesto, pero hay que recordar que ellos son personas independientes y que no podemos obligarlos a hacer algo que no quieren y que es perjudicial para ellos.



¿Tú que opinas sobre este tema?

¿Dejas que tus niños saluden de beso o abrazo cuando ellos lo quieren o les obligas a hacerlo?

Ayúdanos a compartir a más personas el mensaje.





Comentarios

  1. El hecho de que salude a su tìa, o le de un beso a su abuelo como señal de afecto no quiere decir que sienta que su cuerpo no le pertenece. No se trata de obligarlo, sino de dejar que exprese libremente sus sentimientos para con sus seres queridos. Eso lo va a hacer crecer sano y feliz.

    ResponderEliminar
  2. Considero que toda manifestación de afecto, cariño, agrado , respeto u otra demostración que involucre contacto físico debe ser siempre voluntario; más si hablamos de niños. No es bueno inculcar esas expresiones como obligación. Cuando hablamos de niños el tema debe siempre ser tratado y hablado con mucho cuidado ya que podríamos provocar malos entendidos. Los niños son como esponjas, absorben todo lo que ven y retienen lo que se les enseña. Es nuestra obligación como adultos ofrece les las herramientas para un buen desarrollo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario